in

Cirugías más seguras y ‘afectivas’ gracias a la geolocalización del paciente

La tecnología es extensible a otros ámbitos médicos – SALUD AL DÍA

Un nuevo sistema de trazabilidad inalámbrica permite al Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles monitorizar el circuito quirúrgico de sus pacientes transmitiendo también la información en tiempo real a sus familiares.

Cualquier espera se hace larga, sobre todo cuando es inesperada o depende de otros. Tanto si hemos quedado para tomar un café con alguien que no llega, como si estamos en el aeropuerto y nuestro vuelo se retrasa, el tiempo que transcurre hasta que conseguimos nuestro propósito (el café o embarcar, y despegar) suele generar inquietud por mucho que busquemos entretenimiento mientras tanto. En muchas ocasiones las nuevas tecnologías han contribuido a aliviar la incertidumbre de esos momentos. Cuando hemos quedado con alguien, podemos tirar de móvil para saber qué pasa, y en los aeropuertos hace ya mucho que tenemos paneles informativos que nos van avisando puntualmente de en qué situación está nuestro vuelo.

Sin embargo hay otras esperas, en muchos casos probablemente más importantes, en los que hasta el momento no disponíamos de una tecnología a mano para estar informados al minuto de cuándo se resolvería nuestro problema. Nos referimos por ejemplo a esas horas de incertidumbre que pasamos en la sala de espera de un hospital cuando nos toca acompañar a un familiar que debe pasar por el quirófano.

Los familiares de los pacientes están informados en tiempo real de cómo va la intervención, tanto cuando entra y sale del quirófano como desde que empieza y finaliza la reanimación.

Con independencia del motivo de la intervención, y de la gravedad de la misma, desde que perdemos de vista a nuestro ser querido quedamos desvalidos de información, salvo la que nos ofrezca alguien del equipo quirúrgico responsable del proceso. Con vistas a resolver este hecho, las nuevas tecnologías también comienzan a ofrecer soluciones al respecto. El Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, ha puesto en marcha recientemente un pionero Sistema de Trazabilidad Inalámbrica del circuito Quirúrgico (STIQ) que, entre otras cuestiones, permite a los familiares de los pacientes estar informados en tiempo real de cómo va la intervención, tanto cuando entra y sale del quirófano como desde que empieza y finaliza la reanimación.

Para ello, cuando el paciente se registra en el hospital se le asigna un código y le colocan unas pulseras de geolocalización que, junto a un sistema de balizas distribuidas por todo el bloque quirúrgico, permite a sus acompañantes hacer un seguimiento de todo el proceso desde las pantallas que hay en la sala de espera. «La espera es la misma, pero los familiares ganan en tranquilidad, al estar automatizado», reconoce el Dr. Juan Rey, uno de los investigadores principales y promotores del proyecto.

El paciente se registra en el hospital se le asigna un código y le colocan unas pulseras de geolocalización que, junto a un sistema de balizas distribuidas por todo el bloque quirúrgico, permite a sus acompañantes hacer un seguimiento de todo el proceso.

Los beneficios de esta iniciativa van mucho más allá. Esta información también está disponible y aporta otros detalles adicionales al grupo de profesionales del centro. «Permite ordenar los traslados dentro del espacio quirúrgico, automatizar la medición de los tiempos y optimizar toda la información, ya que el dispositivo también cuenta con un sistema de alertas que muestra, con un filtro específico exclusivo para el personal sanitario, cualquier imprevisto o necesidad especial que pueda surgir en plena operación», añade.

El sistema permite cirugías más seguras

Gracias a este proyecto, desarrollado junto con la empresaBSimple Health Care Solutions y en el que han participado varios departamentos del hospital, se consiguen cirugías más seguras, al contemplar información detallada como el citado sistema de alertas, la necesidad de profilaxis antibiótica, así como favorece la cumplimentación y registro del listado de verificación quirúrgico electrónico integrado; más efectivas, puesto que implica la gestión global de los quirófanos, detectando mejoras potenciales de tiempos muertos, integra los sistemas de información en el bloque quirúrgico y optimiza los recursos; y por último más afectivas, con el objetivo de facilitar la localización e información a familiares en tiempo real de manera automática.

Manejo con voz y gestos

Este proyecto de mejora relacionado con la digitalización de los procesos ha favorecido el desarrollo de otras iniciativas de innovación hacia el quirófano 4.0. El citado hospital madrileño ha iniciado la implantación del manejo de los dispositivos electrónicos del bloque quirúrgico a través de interacciones verbales o gestuales. Algo así como si Siri (Apple) o Alexa (Amazon) estuvieran en el quirófano. En este caso se ha contado con la colaboración de la compañía TedCas Medical Systems S.L., quienes han desarrollado una aplicación específica que puede utilizarse de forma simultánea en distintos dispositivos de diferentes fabricantes desde una única consola.

El manejo del sistema es simple y extremadamente intuitivo –

El manejo del sistema es simple y extremadamente intuitivo, según el Dr. Rey, también jefe del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del citado hospital madrileño.Permite utilizar, a través de la voz o de los movimientos y gestos de las manos por parte del profesional, visores de radiología, microscopios, ordenadores, etcétera; es decir, de manera genérica se puede aplicar a cualquier equipamiento electrónico del quirófano con puerto USB, con un perfil adaptado a cada profesional.

Permite utilizar, a través de la voz o de los movimientos y gestos de las manos por parte del profesional, visores de radiología, microscopios, ordenadores, etcétera

Además esto es extensible a otros ámbitos, como por ejemplo el área de exploraciones en gastroenterología, mediante la redacción del informe simultáneamente a la visualización de los hallazgos endoscópicos. También lo se utiliza para cumplimentar los listados de verificación quirúrgica (llamados ‘check lists’). «Nosotros vamos narrando lo que vemos y el ordenador lo registra y lo asocia a la historia clínica del paciente», apunta este especialista. Tiene además un importante valor añadido dado que favorece que «el personal que normalmente hace estas acciones de forma manual pueda dedicarse a otras actividades, en busca de optimizar tiempos y mejorar aspectos relacionados con la calidad, eficiencia del proceso y la seguridad del paciente».

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Descubren que el bloqueo de un gen detiene la progresión del cáncer de pulmón

¿Por qué 2018 fue uno de los peores años para el sector de celulares?