in

‘E-whoring’, el engaño en internet con fotos de desnudos

Es un fraude en el que piden dinero a víctimas a cambio de paquetes de fotos o encuentros sexuales.

  • Comentar
  • Guardar

    Ingrese o regístrese acá
    para guardar los artículos en su
    zona de usuario y leerlos cuando quiera

    Este artículo ya fue guardado
    Para consultarlo en otro momento, visite su zona de usuario.

    Artículo guardado
    Para consultarlo en otro momento, visite su zona de usuario.

    El artículo no pudo ser guardado, intente nuevamente

  • Enviar
  • Linkedin

Celular

Aún hay más noticias ¡Sigue bajando!

«Tu víctima te preguntará que cómo estás. Puedes decir algo como: ‘no tan bien’ y explicar que te han echado de tu casa y no tienes dinero”. Esta es parte de la información que un cibercriminal publicó en un foro de hacking en el que se explica, por medio de tutoriales, cómo poner en práctica una modalidad de fraude sexual en internet conocida como e-whoring. 

En este caso, no se trata de un ‘Romance Scam’, como se llama al tipo de estafa en el que se fingen intenciones de tener una relación para ganarse el cariño de la víctima y luego pedirle dinero. El e-whoring es un término que en español traduce algo así como ‘prostitución por internet’. El concepto se refiere a un engaño online en el que los delincuentes usan paquetes de fotos de mujeres desnudas, que son robados de internet, para pedir dinero a las víctimas a cambio de compartir estos contenidos, tener conversaciones subidas de tono o realizar encuentros sexuales en línea. Más allá de recibir fotos que no corresponden a la persona con la que interactúa, la víctima se expone al envío de malware adjunto en las imágenes o a descargara código malicioso en su sistema.

‘Tengo un video suyo viendo porno’: la lucrosa estafa de la sextorsión

¿Qué hacer si le dicen en un correo que han hackeado su cámara?

El hombre que se burla de los estafadores en internet

‘Call centers’ y premios al mejor: así operan las redes de sextorsión

“Los que cometen el fraude, que pueden ser hombres, jóvenes o incluso adolescentes, intentan atraer a otras personas para tener encuentros sexuales por internet haciéndose pasar por jóvenes modelos que necesitan dinero y que por lo tanto se prostituyen por internet mediante la venta de imágenes o videos, la interacción con webcam o conversaciones subidas de tono”, explicó a EL TIEMPO Sergio Pastrana, profesor de ciencias de la computación de la Universidad Carlos III de Madrid y quien fue coautor de una investigación sobre esta tema realizada por la Universidad de Cambridge.

Pastrana señala que lo que hacen los atacantes es recopilar fotos de una mujer para mandar mensajes ofreciendo directamente la venta de imágenes o con el engaño de que están en una situación desfavorecida y que pueden enviar contenido a cambio de dinero.

Los que cometen el fraude, que pueden ser hombres, jóvenes o incluso adolescentes, intentan atraer a otras personas para tener encuentros sexuales por internet haciéndose pasar por jóvenes modelos

El estudio, llamado ‘Entendiendo el eWhoring’ y que fue realizado en conjunto con la profesora e investigadora Alice Hutchings, analizó cerca de 6.500 posts publicados en foros clandestinos de cibercrimen en los que se explican instrucciones detalladas del paso a paso que se debe seguir para cometer el engaño o el fraude.

Aunque es una estafa que se viene cometiendo en internet desde hace ocho años, es la primera vez que se publica una investigación académica al respecto.
“Al final es una comunidad de hacking que lo que busca es ganar dinero fácil y exprimir al máximo a sus víctimas”, señala Pastrana.

Según explican los investigadores, el engaño tiene varias etapas. Lo primero que hacen los interesados es buscar información de las tácticas más comunes, leer tutoriales e interactuar con esa comunidad criminal. “Incluso hay servicios de mentoría de gente que ayuda a otros por un determinado precio”, señala Pastrana.
Las imágenes son robadas de sitios pornográficos, redes sociales o contenidos del mal llamado ‘porno de venganza’ -término que alude a fotos con contenido explícito que son publicadas sin consentimiento-. Los paquetes también son compartidos en los foros por los atacantes quienes cobran cerca de 20 dólares.

Otros se centran en métodos más sofisticados como el uso de herramientas que utilizan tecnologías de Deepfake (falsificación con inteligencia artificial) para hacer movimientos o incluso fingir videollamadas. “Por ejemplo, si la chica está sentada, mirando a su alrededor, puedes hacer que se mueva (si tienes los videos necesarios de ello por supuesto)”, se lee en uno de los foros. Pastrana explica que “se usan videos que ya están hechos y se enlazan en programas de tal manera que si yo le doy un clic, la persona mueve un brazo o da la vuelta”.

Una vez recopilado todo el material, el siguiente paso es entrar en contacto con posibles víctimas. Lo hacen normalmente a través de redes sociales como Snapchat, Kik, Facebook, Instagram, Tumblr o sitios de citas como Tinder o Grindr. Pero también se publican anuncios en plataformas como Craiglist. “Necesitarás una identidad; un nombre, de dónde eres, ¿por qué necesitas el dinero?”, señala uno de los tutoriales mostrados en la investigación.

Otros de los consejos incluyen publicar mensajes como ‘Chica de 18 años buscando hombres adultos’, agregar fotos sin desnudos en las primeras publicaciones y usar emojis en las comunicaciones con las víctimas para lograr más credibilidad.

El último paso, según la investigación, es entrar a negociar. “Lo más probable es que pidan una vista previa antes de la compra, no envíe un desnudo. Lo aconsejable es enviar una foto que muestre mucha piel”, señala. Los criminales solo enviarían las fotos una vez verifican el pago. Los costos pueden variar de entre 10 dólares por 15 fotos, 15 dólares por 20 imágenes y 20 dólares por 25 imágenes.

En la investigación se proponen algunas posibles intervenciones para combatir esta problemática. “Vimos que muchos de los contenidos se repiten o se redistribuyen en otros foros así que son imágenes que se pueden rastrear.

Los sitios de chats o intercambio de información podrían usar herramientas para detectar estos contenidos”, señala Pastrana, quien resalta que el reto es mayor si se tiene en cuenta que, por vergüenza, las víctimas no denuncian.

Ana María Velásquez Durán 
Redacción Tecnología 
En twitter: @Anamvelasquezd

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Rechazada la demanda contra la adopción de las hijas del ex presidente de El Corte Inglés

China se presenta como el lugar donde el 5G ya es una realidad