in

El voto del 28-A, calle a calle

EL PAÍS analiza los resultados de las elecciones por secciones censales y visita en cinco reportajes pueblos y ciudades donde triunfan los principales partidos

Si las elecciones del domingo pasado fueran una película, el argumento sería que hubo un claro ganador: el PSOE de Pedro Sánchez, con 123 escaños de los 350 en juego en el Congreso de los Diputados, fue el más votado en 40 provincias. Pero si se analizan los datos en detalle, aparecen las subtramas y los pequeños giros de guion: el único municipio que votó en bloque a un solo partido, el barrio que cambió radicalmente de color político desde los últimos comicios, la ciudad en la que un vecindario vota en masa al PP y otro se decanta mayoritariamente por Podemos…

Barriada Murillo (Sevilla): voto masivo pese a la desesperanza

La sevillana barriada Murillo, de las más pobres de España, es la que más ha votado al PSOE.

Las Tablas (Madrid): la ‘colmena’ urbana donde arrasa Ciudadanos

En Las Tablas, barrio reciente del norte de Madrid, poblado por jóvenes profesionales y familias, votaron a la formación de Rivera cuatro de cada diez electores.

El Goloso (Madrid): Vox gusta en los cuarteles

La extrema derecha cosecha buenos resultados en los distritos electorales de bases militares y casas cuartel de la Guardia Civil.

Santa Cruz (Córdoba): del barrio rico del PP a la aldea de Unidas Podemos

Una galaxia de renta e ideológica separa el centro de Córdoba de su pedanía Santa Cruz.

La Cataluña vacía que vota por Puigdemont

Junts per Catalunya ganó en un centenar de pueblos pero no se impuso en ningún municipio de más de 20.000 habitantes.

EL PAÍS ha analizado los resultados de las elecciones del 28-A por secciones censales (áreas en las que viven generalmente entre 800 y 1.500 personas; menos si el municipio es más pequeño) a partir de los datos proporcionados por las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno, que son provisionales y no se publicarán conjuntamente hasta dentro de al menos un mes, cuando incluyan el voto de los españoles en el extranjero y la resolución de las posibles impugnaciones que decida la Junta Electoral.

Acercando la lupa casi a nivel de calle, puede verse por ejemplo dónde tuvo más éxito el vencedor de los comicios: en Castilforte (Guadalajara, 50 censados), el 83,8% votó al PSOE. Lora del Río (Sevilla; casi 11.000 votos) tiene dos barrios entre las 10 secciones con más apoyo a los socialistas. En una gran ciudad, el mayor porcentaje se registró en la barriada Murillo, en el corazón de Las 3.000 Viviendas de Sevilla (75%) [lea aquí el reportaje].

Los datos al detalle muestran también que el PP conserva algunos de sus bastiones más fieles en municipios de Ourense como Avión (76,8% en una zona; 72% en otra), Beariz, Cualedro… Y que el récord absoluto, el 100% de voto, lo tiene Valdeprado, en Soria, donde los seis votos contabilizados fueron para la formación de Pablo Casado. Uno de los resultados más favorables para el PP (57%) se dio en un barrio acaudalado del centro de Córdoba, ciudad de contrastes a juzgar por el porcentaje tan similar de la barriada periférica de Santa Cruz, una especie de aldea gala a 22 kilómetros del centro: un 55%, pero en este caso a Unidas Podemos [lea aquí el reportaje]. Fuera de las grandes ciudades, la formación morada tuvo su mejor resultado en Marinaleda (Sevilla), feudo tradicional de IU. En una de sus zonas obtuvo el 68% del voto.

El empuje de Ciudadanos se aprecia sobre todo en la capital, donde en 25 secciones más de un tercio de sus habitantes cogieron la papeleta del partido de Albert Rivera. Destaca una de ellas, en el nuevo desarrollo urbanístico de Las Tablas: 38% [lea aquí el reportaje]. Los mejores resultados (de hasta el 50%), los consiguió en pueblos pequeños de provincias como Lleida, Zaragoza y Teruel. Pueblo a pueblo, sin porcentajes espectaculares pero suficientes, el partido naranja conquistó 13 escaños en las 19 provincias menos pobladas de España.

El crecimiento de Vox, importante porque partía casi de cero, deja algunas curiosidades cuando se baja a nivel de sección censal. Aunque sus mejores resultados están en pueblos pequeños, destacan los buenos datos en barrios de El Ejido (Almería), que superan el 40% de apoyo, y en territorios con cuarteles, antiguas colonias militares o viviendas de la Guardia Civil, aisladas manchas verdes que contrastan con el rojo o el azul de sus barrios vecinos en el mapa [lea aquí el reportaje]. En El Ejido se produce uno de esos vuelcos llamativos: el PP, vencedor absoluto en 2016, cayó en uno de sus vecindarios 38 puntos el 28-A.

Los partidos nacionalistas arrasan con más de la mitad del voto en muchos barrios, como el PNV en Erandio (Vizcaya, 64%). Y el partido de Carles Puigdemont, Junts per Catalunya, obtiene sus mayores éxitos en pueblos pequeños de la Cataluña vacía [lea aquí el reportaje].

What do you think?

0 points
Upvote Downvote

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Así fue la peor noche del PP en 30 años

Voto masivo pese a la desesperanza